Personalidad obsesivo-compulsiva

Descripción

Los individuos con este tipo de personalidad se caracterizan por un estilo de comportamiento basado en la búsqueda de resultados altamente productivos en diferentes ámbitos de su vida, por lo que se muestran perfeccionistas, muy organizados, minuciosos, ambiciosos y competentes, cualidades muy valoradas en el ámbito laboral o académico. Sin embargo, dedican menor tiempo y esfuerzo al ocio y las relaciones sociales e interpersonales, ya que las consideran una pérdida de tiempo productivo.

En el día a día de estas personas no es posible la espontaneidad, los excesos o riesgos, ya que planifican minuciosamente su tiempo. También acumulan, ordenan y clasifican sus pertenencias en base a unos criterios y poseen unos firmes valores que guían su conducta para actuar de un modo correcto.

Este tipo de conductas, si se presentan de forma excesiva, pasan a ser desadaptativas, ya que dejan de ser eficaces y eficientes y por tanto provocan problemas en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana del sujeto (familiar, académico, laboral, etc).

Etiología

El origen de este tipo de personalidad es principalmente ambiental, por lo que suele ser desarrollado debido a:

  • El sobrecontrol parental, cuando el cuidador resulta demasiado punitivo e inflexible ante el comportamiento del niño.
  • Aprendizaje de responsabilidades, cuando se les inculca a los niños la necesidad de orden, control de impulsos, puntualidad, meticulosidad y comportamiento responsable.
  • El aprendizaje vicario, donde el niño aprende este tipo de comportamientos porque los observa de sus padres, incluyéndolas en su repertorio conductual.
  • El refuerzo negativo, comportándose según las exigencias del adulto para evitar represalias y desaprobación.

Epidemiología y curso

Este tipo de personalidad es bastante frecuente en la actualidad en la cultura occidental en parte debido a la valoración de ciertas características como la autodisciplina, precisión, perseverancia, eficiencia y control emocional en la sociedad.

Su prevalencia es de un 1% en la población general y suele darse en mayor medida en hombres.  Aparece durante la adolescencia o principios de la edad adulta y su curso es relativamente estable a lo largo del tiempo. Es más frecuente en hijos primogénitos y en personas cuyos trabajos requieren una estricta dedicación.

Características de la personalidad obsesivo-compulsiva

A continuación se detallan algunos rasgos de personalidad que son propios de este tipo de individuos.

Conductuales

  • Comportamientos estructurados y estrictamente organizados.
  • Extrema meticulosidad, perfeccionismo y atención a los detalles.
  • Autodisciplinados, puntuales, ordenados, limpios, tercos.
  • Falta de espontaneidad, planificación continua de actividades.
  • Dedicación excesiva al trabajo y escasa a las actividades de ocio y el tiempo con sus seres queridos.
  • Relaciones sociales educadas, formales, correctas y distantes.
  • Críticos con los demás, poco flexibles.
  • Respeto a las normas establecidas, la autoridad  y cánones sociales.
  • Apariencia personal cuidada, adecuada, formal, seria.
  • Utilizan un lenguaje verbal claro y correcto, pero un lenguaje no verbal poco expresivo.
  • Leales a sus ideales y a las organizaciones a las que pertenecen.
  • Buscan aprobación de sus superiores.

Cognitivas (pensamientos)

  • Rigidez, inflexibilidad y terquedad.
  • Temen fracasar, ser considerados irresponsables y son sensibles a las críticas.
  • Reacios a los cambios y a delegar tareas en otras personas.
  • Incomodidad con la ambigüedad, incertidumbre, la novedad y cambios inesperados.
  • Pensamiento limitado y dogmático, actúan según normas, reglas y jerarquías.
  • Dificultad y ambivalencia para tomar decisiones, para establecer prioridades y perspectivas.
  • Escasa creatividad, imaginación y falta de empatía.
  • Se centran demasiado en los detalles, dificultándoles la visión global de las tareas.

Emocionales

  • Ansiedad ante la novedad y cambios.
  • Tensión, estrés, incapacidad para relajarse.
  • Control e inhibición de las emociones. Más fáciles de manifestar: ira o indignación.
  • Problemas para expresar afecto, cariño y ternura.
  • Desprecio por la gente frívola o impulsiva.

Fisiológicos y médicos

  • Riesgos cardiovasculares
  • Hipertención arterial
  • Cefaleas
  • Úlceras y gastritis
  • Problemas neuromusculares
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *